Entrevista a Licenciada Raquel Sánchez

En esta ocasión le hacemos una entrevista a Raquel Sánchez desde Montevideo, Uruguay.

  • ¿Dónde estudiaste, qué grado obtuviste?

Estudie en la Escuela de Nutrición y Dietética, que ese era el nombre que tenía en ese momento, y pertenecía a una escuela de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República.   El título que se otorgaba en ese momento de acuerdo al plan de estudios era de “Nutricionista Dietista”.  Posteriormente y con el cambio de planes de estudios, revalidé el título a Licenciada en Nutrición y posteriormente, Especialista en Nutrición en ENT.

  • ¿Cuál ha sido tu trayectoria laboral?

He trabajado en instituciones de asistencia médica privada (CASMU, Empleados Civiles de la Nación que ya no existe e IMPASA, actualmente es SMI.  Luego desempeñé funciones en el Centro Piriavital del Hotel Argentino de Piriápolis, en el campo de turismo de salud, durante 18 años.  En el año 2005 ingresé como docente a la Escuela de Nutrición, desempeñando funciones en el Nivel Profesional, último año de carrera del Plan de Estudios 98, como docente guía de las prácticas de campo.  Ocupé otros cargos en la Escuela obtenidos por concurso ,  que fueron: Coordinadora del Nivel Básico (Prof. Agdo, 2009 – 2016); Docente a cargo de la Unidad de Apoyo a la Enseñanza (Prof.  Agdo. 2017 al 2022);  integrante del equipo de autoevaluación institucional (Prof. Adjto, 2019-2020).

Actualmente desempeño funciones en el Programa de Formación y Fortalecimiento de los Recursos Humanos de los Prestadores Públicos de Servicios de Salud (Convenio FMed/RAP-ASSE), con base en Policlínica Santa Catalina.  Allí realizo asistencia y docencia con estudiantes de la Universidad de la República.

  • ¿Cómo ves el tema actual del rotulado nutricional frontal en Uruguay?

Es un tema importante y necesario.  Los países del MERCOSUR tienen desde el año 2006 el rotulado nutricional obligatorio y no ha servido para que la población se informe adecuadamente de lo que consume.  Esta es una herramienta importante, clara, rápida de entender.  El perfil de nutrientes no es el que hubiera querido, se ampliaron los valores máximos de tolerancia de los macronutrientes en relación con el primer decreto (272/018) pero igualmente es importante que lo tengamos.

  • ¿Crees que tener diferencias en los símbolos en la región no confundirá?

Posiblemente sí, es un riesgo que se corre.  Debería haber educación al consumidor.

  • ¿Conocés sobre la implementación en escuelas de Uruguay sobre la promoción en salud, tienen programado medir estos avances?

Lo que se aprobó en la Rendición de cuentas el año pasado, comenzará a ser obligatorio en el 2024.  Ha sido tema de conversación en la Alianza ENT, que integro en representación de Asociación Uruguaya de Dietistas y Nutricionistas  (AUDyN), pero no se ha llegado a planificar como hacerlo.

  • ¿Qué opinas del estudio que ha realizado el ministerio de salud con universidades sobre el uso de rotulado con octógonos en comida “para llevar”?.

Me parece muy interesante, la información que brinda es importante para la toma de medidas.  A pesar de ello creo que es difícil llevarlo a la práctica, requiere de personal capacitado y entrenado,  mucha fiscalización para asegurar que la elaboración diaria de preparaciones cumpla a diario con la información que brinda y este es un punto muy débil en nuestro país.

  • ¿Qué consideras está ocurriendo con la nutrición aquí en tu país y en el mundo?

Han cambiado las prácticas y hábitos alimentarios.  El auge de la tecnología, la producción de alimentos en función de lo que mejor se vende y se exporta, mayor disponibilidad de alimentos preparados, la publicidad invasiva por todos los canales de comunicación sobre alimentos y productos “ultraprocesados”, la normativa y reglas del comercio, el aumento de precios de alimentos que integran la canasta básica saludable, las estrategias de marketing que fomentan el hiperconsumo, el menor tiempo para preparar  comida casera, entre otros tantos factores, han cambiado la cultura alimentaria junto con el estilo de vida.  Todo esto se ha visto reflejado a nivel mundial, en un aumento de morbimortalidad por enfermedades no transmisibles, causadas en gran proporción, por una alimentación inadecuada.

  • ¿Crees que el auge de la tecnología, redes por ejemplo confunde a las personas o tiene algo de positivo porque han salido a hablar de nutrición?, cómo crees que desde las asociaciones locales de Nutrición se podría mejorar esa comunicación, en Francia salió una prohibición a los influencers de hablar de nutrición si no tienen título o en España que sólo las nutricionistas dietistas pueden atender en cuanto a su rol.

Este auge de la tecnología es una buena herramienta si para hablar de nutrición, lo hiciéramos los que estamos formados para ello.  El problema es que ha promovido el intrusismo profesional, y que personas que no tienen formación profesional, académica, y por razones de lucro, ponen en riesgo la salud de la población dando recomendaciones de moda, publicitando dietas milagrosas o publicitando productos comerciales que no aplican a todos las personas.

Si la información nutricional sale de organizaciones de profesionales, es un aval para que la población crea en lo que se le ofrece.

  • ¿Qué le recomendarías a los futuros estudiantes de nutrición?.

Que sean profesionales de desempeño ético; que estén continuamente actualizándose, que lean, investiguen, que realicen propuestas, que intervengan en la formulación de políticas que contribuyan a mejorar la alimentación de la sociedad.  Que vean a la nutrición más allá de la clínica y también se acerquen a lo comunitario.

  • ¿Dónde ves la nutrición del futuro?, considerando la población mundial, la escasez de tierras cultivables, el problema del agua y todo el movimiento que existe en cuanto a cuidar el medio, no al maltrato animal y la generación de nuevos productos.

Es una pregunta muy compleja y con muchas aristas.  Creo que las cumbres mundiales que se han realizado para mejorar el medio ambiente, enfrentar el cambio climático, frenar el efecto invernadero, etc, no han servido para nada.  El cambio climático nos esta pasando factura y en el mundo siguen imperando los intereses económicos por encima de la salud de la gente, de una adecuada alimentación, etc.  No soy muy optimista en este sentido.

Gracias Raquel!

Deja un comentario